Marcelo Álvarez debuta como un Radamés más lírico que guerrero en “Aida”

El argentino Marcelo Álvarez debuta el próximo 27 de abril en “Aida”, de Giuseppe Verdi, en la que, a diferencia de otras producciones tradicionales, interpreta a un Radamés “más lírico e íntimo” que feroz guerrero. Álvarez, un tenor con gran experiencia en papeles verdianos desde que cantó a Rodolfo en “Luisa Miller” en 2003, explica a EFE que ha esperado hasta considerar llegado por fin el momento de hacer ese papel, y se dice feliz de poder colaborar con dos artistas a los que conoce muy bien: el director de orquesta Nicola Luisotti y el responsable escénico David McVicar.

Hay algo que le gusta especialmente de esta nueva producción de la Royal Opera House de Covent Garden, y es la idea de McVicar de renunciar a los aspavientos guerreros y poner el acento en los sentimientos, en el carácter íntimo de la relación de Radamés con Aida, pero también con el resto de los personajes.

Es un “rol, sobre todo a partir del tercer acto, lleno de colores, de matices, más apropiado para un tenor lírico que para un spinto, todo lo contrario del bum-bum instrumental” con que comienza la espectacular ópera de Verdi, compuesta para la inauguración del canal de Suez, en 1869, pero estrenada en El Cairo dos años más tarde.

La concepción más intimista de McVicar “es una idea muy buena, que va además muy bien para mi tipo de voz”, afirma el tenor.

Además, pregunta, “¿quién escuchó en directo a los líricos spinti del pasado? El teatro de El Cairo era para mil personas, para un teatro chico”.

“El público ha cambiado y ahora quiere sentir emociones, colores. Para ello hay que tener una voz dúctil como la que tenía Beniamino Gilli, una voz que se va desarrollando con los años”, explica el cantante argentino, quien dice haberlo aprendido todo con el bel canto.

Álvarez dice sentirse también “muy protegido” en esta producción por sus compañeras, tanto la soprano Micaela Carosi como la mezzo Marianne Cornetti, con quienes lleva cinco semanas ensayando en Londres.

Algo parecido ocurre con la orquesta de la Royal Opera House, a la que elogia porque “sabe escuchar a los cantantes, sentir el color y las vibraciones de la voz”.

De la puesta en escena de esta “Aida”, que viajará luego a Valencia, dice que es totalmente respetuosa con el libreto, aunque McVicar “ha renunciado a las pirámides de otras producciones” y habrá sólo un cuadrado como si fuera la base o un espacio sagrado.

A sus 48 años, a Marcelo Álvarez no le faltan las ofertas de los principales teatros del mundo, desde París hasta Nueva York o Londres, y hasta el 2015 tiene que preparar seis nuevos roles.

Preguntado si le gustaría hacer un día alguna ópera de Richard Wagner, no duda en mencionar “Lohengrin”, “la más verdiana de las óperas” del compositor alemán.

“Lo haría para complacer sobre todo a los muchos fans de lengua alemana que tengo, pero para ello necesitaría parar unos meses, tendría que estar tranquilo”, dice el tenor, quien se muestra “feliz” de que los grandes teatros crean en él, aunque afirma no considerarse de ningún modo “un divo”.

Además de las óperas, Álvarez ha hecho grabaciones, la última con arias de Verdi (para Decca, su casa discográfica), aunque explica que la discografía está en crisis y se venden más por ejemplo los DVD de las óperas: de ahí que quiera hacer uno con esta producción de “Aida”.

A la pregunta de qué consejos daría a los cantantes que comienzan ahora, afirma que lo más importante es que no fuercen la voz desde el principio, “porque hay un tiempo para evolucionar”.

“No tienen que verse intimidados por cantantes del pasado como Franco Corelli o Mario del Monaco, sino que tienen que saber ser ellos mismos”.

Fuente: © EFE 2010.

Contenido por Categorias

La Radio del Online Opera Club